Coaching de negocios para anular el stress

El Coaching de Negocios entendido como un desarrollo integral del negocio y el empresario, significa una transformación radical.

De una empresa superviviente a una empresa sobresaliente, excelente, rentable y competitiva. Y de un sufrido y estresado dueño a un líder empresarial que controla y dirige eficazmente su negocio (y su vida).

La realidad nos cuenta que de la mayoría de las personas que poseen un negocio y tienen la responsabilidad de gestionarlo, muy pocos han estado preparados adecuadamente para asumir esa enorme responsabilidad.

Muchos de los empresarios que vemos hoy gestionando sus empresas, decidieron asumir el reto a falta de una mejor alternativa.

En nuestros países del sur de Europa, el espíritu emprendedor es escaso. El estudiante universitario promedio, ya intoxicado con muchos años de “educación”,  sueña con un puesto fijo en una empresa grande o en la administración pública. Y sus padres les inculcan el valor de la seguridad y la certidumbre sobre la asunción de riesgos.

El resultado es que, en muchas ocasiones, nos encontramos dirigiendo una empresa cuando en realidad queríamos escapar del paro, o porque nuestro padre fundó una empresa y ahora nos toca a nosotros dirigirla.

Obviamente este escenario tan común, no genera las condiciones óptima para una gestión eficaz y eficiente. De hecho, tampoco se puede contar con la ayuda de universidades e instituciones, pues la mayoría están dirigidas por académicos con muy poca experiencia en el mundo de los negocios real.

Me refiero al mundo real cuando hablo de las experiencias que puede sufrir cualquier empresario de una PyME o de una microempresa. Los grandes “masters” y los grandes “doctorados” no te enseñan como negociar con Hacienda y la Seguridad Social, ni como plantearle a tus empleados que tendrán que esperar tres días para cobrar. Es el mundo real, el que no te enseñan en Harvard.

Otra fuente importante de emprendimiento son los técnicos. Conocen bien un mercado, o un producto y, entonces se deciden a montar su empresa.

Con los conocimientos técnicos necesarios, se lanzan a una aventura, arriesgando su patrimonio (y su calidad de vida), sin las herramientas ni las habilidades necesarias para asegurar el éxito.

Gestionar una empresa en forma eficaz y eficiente, con los sistemas y las habilidades adecuadas es esencial para conseguir una rentabilidad aceptable, unos clientes satisfechos y unos empleados comprometidos. Y sin eso, no hay futuro.

Es por eso que, si estás en una situación no satisfactoria, es necesario que te decidas a dotarte a ti y a tu empresa de todas las ventajas competitivas que puedas conseguir.

Esto es lo que pretende el  “Coaching de Negocios”. Mediante la sistematización de tu empresa, su orientación al cliente y al desempeño óptimo, se transforma radicalmente la experiencia del empresario, que, a su vez, adquiere las habilidades decisivas para el éxito.

Una transformación que no abarca exclusivamente el ámbito profesional y empresarial. Una vida más balanceada, más satisfactoria y más feliz. Me cuesta creer que no te lo merezcas.